junta_arbitral_servico_de_consumo_problemas_clientes_reclamciones_autónomos_empresas_business

Junta Arbitral y Servicio de Consumo.

¿Problemas con la Administración…. Tu negocio citado a una Junta Arbitral?

Cualquier actividad comercial está sujeta a unas normativas, que dada nuestra situación geográfica, hace que la mayoría de ellas sean a nivel de la Comunidad Europea a través de directivas, pero a veces, son las distintos países o Comunidades Autónomas (CCAA) las que tienen propias competencias, por lo que un factor importante va a ser la localización de cada uno de los negocios para saber o conocer que legislación se le aplicará.

Hoy nos vamos a centrar en España, y vamos a comenzar con Andalucía, eligiendo como tema principal el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias. Vamos a dedicarle un ratito a conocer una de las opciones que la administración brinda como protección al consumidor, las Juntas Arbitrales y las Mediaciones, que pueden perjudicar la imagen y funcionamiento del negocio.

En ocasiones, cuando un cliente ofuscado no consigue un acuerdo con el comercio, y está asesorado, se dirige a la Administración, con una hoja de Reclamaciones de la Junta de Andalucía, solicitando Junta Arbitral, y es entonces, la Administración la encargada de mediar y conocer el problema, con la legislación en la mano.

¿No os ha pasado alguna vez un encontronazo con un cliente y al cabo del tiempo os ha llegado una carta de la administración, Servicio de Consumo de la Junta de Andalucía, con una citación? La cual habéis tenido que firmar dejando constancia que la habéis recibido. Bien, ese caso es posible, si no se corrige o soluciona el problema a tiempo.

Es recomendable no llegar a ese punto, nunca es bueno que la administración nos conozca de cerca y nos mire con lupa, y menos ese servicio que prioriza la defensa del consumidor, pero si por algún motivo habéis llegado a este punto… no os preocupéis demasiado, se puede solventar todo muy bien en la Junta Arbitral. Para ello, es necesario que acuda algún representante de la empresa que esté algo formado en el tema, y sea capaz de resolverlo para que no produzca mayores agravios. Si no tenéis a nadie capacitado y os puede dar impresión el presentaros a esas Juntas Arbitrales, B2C, puede solventaros el problema, siempre que contactéis con ella y acordéis la autorización para que lo haga en vuestro nombre, no habrá ningún tipo de problema, y como es lógico abogaremos por una solución eficiente y beneficiosa para el negocio. B2C, siempre mirará por la proyección y el crecimiento del tejido empresarial.

Pero, si por otro lado os veis capacitados, os recomendamos que acudáis con algo leído de legislación de esa ley, relacionado con vuestro problema en concreto, que será la que aplicarán.

Tras realizar la Junta Arbitral, se realizará un acta en que se determine la solución pactada, llamado “laudo” que tendrá la garantía de que se cumpla, siendo lo más parecido este laudo a una sentencia judicial. Por lo que hay que ir preparados a estos sitios, y sin olvidar que la imagen del negocio no puede quedar dañada, hay que conseguir salir airoso de esta situación.

 

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web