el-paraguas-la-camara-de-comercio-internacional

Un paraguas internacional: La Cámara de Comercio Internacional (CCI)

Y si…? Las típicas preguntas que encierran gran incertidumbre en nuestro día a día, también pueden ser trasladadas a las operaciones comerciales en el mercado internacional. Pero estas pueden ser contestadas con la ayuda de otras organizaciones que pueden brindar apoyo a las empresas en materia de comercio internacional, como puede ser La cámara de Comercio Internacional (CCI). ¿Sabes qué es? ¿La conoces? Aquí te la explicamos de manera clara y sencilla.

La cámara de Comercio Internacional es una organización empresarial que proporciona protección a las empresas en el mercado internacional. Siendo conscientes del nivel de globalización que nos concierne, las actuaciones de las empresas en su propio mercado local pueden verse afectadas por las actuaciones en los terceros países. Estas organizaciones nos ayudan a lidiar con esa interdependencia entre economías y sus vertientes negativas.

Creada en 1919 en Francia, donde aún conserva su sede matriz, es la única organización empresarial que tiene el estatus de organismo de consulta ante las Naciones Unidas. Por tanto, será muy útil cuando las empresas tengan que afrontar inestabilidades ligadas al riesgo país.

La objetivo de dicha cámara es fomentar el comercio y la inversión entre las empresas a nivel mundial. Y para ello, tiene a cargo diferentes instituciones como:

Elaboración propia.
Elaboración propia.

Desde su fundación, la CCI ha creado instrumentos que facilitan el comercio y las inversiones internacionales como son las formas de créditos documentarios, de los cuales hablaremos en otro post más adelante; o los incoterms. Estos últimos vienen a ser los términos que definen la contratación internacional ateniendo a los derechos y obligaciones tanto del exportador como del importador.  Son un estándar reconocido internacionalmente y se utilizan en todo el mundo en los contratos internacionales y nacionales. Publicadas por primera vez en 1936 y recogiendo su última actualización en 2010, las reglas se han desarrollado y mantenido por expertos y profesionales reunidos por la propia cámara hasta nuestros días.

Por lo tanto, aunque la precaución debe primar en nuestro negocio internacional, el “¿y si… tuviéramos algún problema en nuestras actuaciones en los mercados internacionales?”; ya sabemos que puede ser atendido al amparo de la Cámara de Comercio Internacional.

María José

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web